Embarazo

Numerosos estudios avalan los beneficios que un entrenamiento adaptado aporta al embarazo, por ello en función del trimestre e historial deportivo de la mujer, un plan específico que evolucione y se adapte a las necesidades gestacionales ayudará a la futura madre a llevar saludablemente esta etapa llena de cambios.

Un entrenamiento específico para embarazo aliviará molestias tan comunes como ciática o lumbalgias al fortalecer esta musculatura y realizar estiramientos beneficiosos para calmar el dolor. Además el trabajo continuado de fortalecimiento y flexibilización de suelo pélvico o la preparación del canal de parto predisponen a la mujer a tener un mejor alumbramiento y una más pronta recuperación.

PRINCIPALES BENEFICIOS:

  • Disminución del dolor lumbar, al trabajar específicamente esta musculatura que tanto sufre durante la gestacióndebido a los cambios físicos constantes.
  • Control del aumento de peso, evitando una vida sedentaria y con una dieta equilibrada conseguiremos que el peso se mantenga dentro de unos margenes saludables.
  • Prevención de la diabetes gestacional y la preeclamsia, al igual que con el control del peso, el ejercicio ayudará a controlar los niveles de azúcar y tensión en la gestante.
  • Mejora de la calidad del sueño, ya que el ejercicio físico ayuda a regular los ciclos de descanso del cuerpo.
  • Incremento de la energía diaria y de la sensación de bienestar, ya que al realizar ejercicio segregamos hormonas que nos ayudan a sentirnos mejor.

¿PARA QUIÉN?

Previa autorización médica, toda mujer embarazada que quiera disfrutar de esta etapa tan emocionante e intensa de la manera más saludable posible, puede unirse a este tipo de actividades sin necesidad de haber sido deportista con anterioridad.